FUNDAÇÃO MALCOLM LOWRY

FUNDAÇÃO MALCOLM LOWRY

Este blogue foi criado com o intuito de unir a comunidade lowryana de todo o mundo, a fim de trocar ideias e informação sobre o autor, promover a organização de conferências, colóquios e outras actividades relacionadas com a promoção da sua obra. Este é o primeiro sítio trilingue feito no México sobre o tema. Cuernavaca, México.


Malcolm Lowry Foundation


This blog was created to comunicate all lowry scholars, fans and enthusiastics from around the world in order to promote the interchange of materials and information about the writer as well as organize events such as lectures, colloquiums and other activities related to the work of the author. Cuernavaca, Mexico.


FONDATION MALCOLM LOWRY

Ce blog a été crée dans le but de rapprocher la communauté lowryenne du monde entier afin de pouvoir échanger des idées et des informations sur l'auteur ainsi que promouvoir et organiser des conférences, colloques et autres activités en relation avec son oeuvre. Cuernavaca, Morelos, Mexique.

domingo, 24 de abril de 2011

La Geografía de la imaginación


En primer lugar quiero decir que es un placer estar aquí. La última vez que estuve en Cuernavaca fue hace veinte años para reunir información que me sirviera para mis notas a Bajo el volcán, las cuales fueron publicadas en 1984 con el nombre de El compañero de “Bajo el volcán”. Me gustaría investigar cuántas cosas han cambiado en estos veinte años y ver cuáles se han conservado. Algo de lo que mi libro quiso hacer fue rescatar algunas cosas del mundo de Lowry antes de que se perdieran en la bruma del pasado. En la Universidad de British Columbia, en Vancouver, donde se conservan muchos de los manuscritos de Lowry, existe también un grupo de fotografías tomadas por un turista en Cuernavaca en 1949, algunas de las cuales les mostraré, pues ellas indican qué tan rápidamente un mundo completo se puede perder.

He titulado mi ponencia “La geografía de la imaginación en Bajo el volcán” porque me gustaría inquirir sobre cómo Malcolm Lowry transformó el paisaje literal de Cuernavaca en el paisaje literario de Quauhnáhuac. Y con “Quauhnáhuac” me refiero al pueblo ficticio de Bajo el volcán, aquello que es la creación de una mente artística trabajando con el mundo que ve a su alrededor, pero transformándolo también en algo más, no solo un artefacto, sino en un cosmos, es decir, un mundo con su propia unidad imaginaria, sus propias reglas y lugares, que, por un lado refleja nuestro mundo y por otro es independiente del mismo. Mientras viajamos a través de estas fotografías, trataré de describir no sólo la geografía literal, sino también el uso temático que de esta se hace, pero como este es un tema muy amplio, haré referencia principalmente al capítulo I. En su “carta a Jonathan Cape” de 1946, Lowry respondió a los cargos que lo acusaban de que “el paisaje mexicano estaba acumulado a paladas”. Yo diría en cambio que este capítulo, más que cualquier otro, pone en movimiento los ritmos del escenario.

Quiero hacer varias cosas en esta charla. En primer lugar, Mostraré un mapa de la ficticia Quauhnáhuac que dibujé hace 20 años. Luego, mostraré algunas diapositivas que ilustran cosas en Cuernavaca que Lowry vio y puso en su novela. Después discutiré otras características de México que se han convertido en parte de la ficticia ciudad de Quauhnáhuac, aunque hayan venido de algún otro lugar del mundo real. Finalmente, examinaré algunas de las técnicas artísticas y literarias que Lowry usó para crear su paisaje. Analizaré todos estos puntos al mismo tiempo al seguir la ruta que Jacques Laruelle sigue en el capítulo I. Permítanme agregar que es una experiencia única hacer esto en el mismísimo lugar que la novela está ubicada y espero que más tarde, mientras caminemos por la ciudad, podamos verificar algunas de estas afirmaciones.

En primer lugar, tenemos aquí la Quauhnáhuac de Lowry, su ciudad ficticia. La mayoría de ustedes sabe que esto significa en náhuatl algo así como “cerca de los árboles o del bosque”, y el jeroglífico representa un árbol parlante. Los españoles distorsionaron esto en “Cuernavaca”, o “Cuerno de vaca”. Sin embargo, la acción en la novela comienza en el Casino de la Selva que Lowry desde luego asocia con el “oscuro bosque” de Dante, la referencia literaria va de la mano con la geográfica. Permítanme mostrar el mapa. Lo que hay que notar aquí es que lo que vemos es la ciudad de Cuernavaca, pero muchas cosas han cambiado. El mapa es una mezcla de la ciudad real y la de ficción, como podremos ver si seguimos a Laruelle después de salir del Casino. Mostraré los lugares que voy mencionando.

Antes de continuar, permítanme enseñarles algo que demuestra cómo Lowry cambió su mundo. Quizá debo llamarle geografía social en lugar de física. Recordarán que en el libro la etiqueta muestra un diablo con una horca. Como podemos observar aquí, en el original aparece un mono, aunque hay que admitir que es bastante demoníaco. Lowry hizo algo similar con su paisaje, esto es, tomó el original y lo adaptó con fines simbólicos.

El primer punto diferente en el que Laruelle se detiene es la estación del tren. Verán aquí los tanques de petróleo, lo que es un recordatorio de la situación política en 1938 cuando las compañías internacionales condenaron a México, e incluso aparece un perro. Laruelle luego cruza por lo que entonces era campo abierto y que ahora son populosos barrios. En algún punto cercano está la cervecería. Nótese el gran árbol frente a la cervecería. En el capítulo IV el Cónsul relaciona el valle de México con Cachemira y se refiere a los “árboles con turbante” para hacer su comentario. Esto es una forma de relacionar la geografía de México con la de La India. Luego pasa la granja modelo, que desapareció hace mucho tiempo, y pasa por la prisión, tal como Yvonne y Hugh lo harán en el capítulo IV. Esta es una foto de 1949, pero denota un tanto la imagen de la prisión en la novela, la sensación de ser observado. Alguna vez esto fue un parque perteneciente a Maximiliano, pero el primer capítulo muestra cómo las sombras de la prisión y la cervecería ahora se expanden sobre él y estos detalles refuerzan el tema de la forma como bebe el Cónsul y así, su inevitable caída. Esto es, la geografía es a la vez histórica y temática.

Laruelle ahora visita, según dice, la antigua Casa de Maximiliano. Tomé una foto en 1982. Era entonces un jardín botánico y museo de hierbas. Sin embargo Lowry lo convierte en un lugar ruinoso y lo hace de una forma muy simple, trasladando al otro lado de la ciudad el Jardín Borda. En otras palabras, necesita la casa para su historia, pero el escenario no era lo suficientemente dramático. Entonces él, reacomoda las características de Cuernavaca, para cumplir con las demandas de su ficticia Quauhnáhuac. Aquí tenemos dos imágenes de cómo era en tiempos de Lowry. Y aquí hay otra tomada por mí en 1982. Tiene el justo tono depresivo, pero yo la tomé por el pájaro que aparece en medio, creyendo que era un zopilote, el primero que veía en México, sin embargo resultó ser un pato.

Aquí tenemos otras fotografías tomadas en el Jardín Borda un día antes del Día de Muertos. En la última foto hay un anuncio. No hay premio por adivinar lo que dice, sí, “¿Le gusta este jardín que es suyo? / ¡Evite que sus hijos lo destruyan!” Ahora, este letrero no estaba ahí en tiempos de Lowry, en cambio encontró uno como estos en un parque de Oaxaca y lo transportó a su Quauhnáhuac. Lo mismo hizo con El Farolito. Había un Farolito en Oaxaca. Extrañamente, no pueden encontrar el Farolito en el mapa. Posiblemente Lowry no había visualizado la geografía lo suficientemente cerca. Esto es, no tiene una base física en el área. Además no encontrarán en el mapa a “La virgen de los que no tienen a nadie”, porque eso es también en Oaxaca. No hay indicios en la novela de dónde pudiera ubicarse esta iglesia, sin embargo el Cónsul escucha las campanas en el capítulo V, que provienen de la Catedral de Cuernavaca. La geografía que Lowry hace de Quauhnáhuac es una imagen compuesta, no simplemente un espejo.

Dejando atrás la casa de Maximiliano, Laruelle atraviesa la barranca. Este es el abismo, el Malbolge de Dante, la grieta en el corazón del hombre. Este es precisamente el lugar por donde Cortés y sus hombres cruzaron, tal como se muestra en el Palacio de Cortés. Cuando llegó a Cuernavaca Lowry notó que se hallaba entre un paisaje simbólico perfecto para su novela, por ejemplo, había pozos de viejas minas de hierro bajo la ciudad, y al igual que las barrancas, estos podían sugerir el reino de lo demoníaco; un mundo con el infierno abajo, el cielo arriba y la lucha por el alma de un hombre en algún lugar entre estos dos puntos. Este es el mundo de Marlowe, de Milton y Goethe. El volcán es en efecto un emblema de esta batalla, pero los volcanes en Cuernavaca no eran tan perfectos. Se veían bien en las fotos: Popocatépetl, el príncipe guerrero; Iztaccíhuatl, su prometida que muere, y en esta toma aérea la imagen de ambos volcanes y el paso por donde Cortés vino a destruir Tenochtitlán. Sin embargo, si ustedes buscan los volcanes es posible que no los encuentren. Lowry los ha transportado unos 75 kilómetros desde el Cerro Tláloc, trayéndolos mucho más cerca de Quauhnáhuac, de tal manera que pudieran dominar la ciudad; los nevados picos simbolizando las aspiraciones del hombre, pero el furioso corazón un emblema del Inferno.

Cruzando la barranca, Laruelle se encamina hacia el Zócalo, centro de la ciudad. Aquí mi mapa es engañoso, dice “Calle Humboldt”, como en Cuernavaca, pero en el libro es la “Calle Nicaragua”. ¿Por qué hizo Lowry este cambio? Tengo una sugerencia curiosa, y tiene que ver con los volcanes. El Canal de Panamá, como ustedes saben atraviesa ese país; (de hecho Lowry escribió un libro llamado Por el Canal de Panamá), pero una propuesta alternativa era “A través de Nicaragua”, lo cual no sucedió debido a una tarjeta postal que mostraba un volcán activo y esto dio al traste con las aspiraciones de Nicaragua. La “Calle Fray Bartolomé de las Casas” se convierte en el libro en la “Calle Tierra del Fuego”. Aquí la conexión con el infierno es más clara por su parecido con un escorpión. Pero si observan el mapa verán un pequeño atajo para ir de la calle Humboldt a Las Casas. Este camino no existe en Cuernavaca, Lowry lo añadió a la geografía de la ciudad por dos razones. En primer lugar, en la Divina Comedia de Dante, los condenados siempre giran a la izquierda, como los personajes de Lowry lo hacen en el capítulo VII cuando toman este mismo camino. En segundo lugar Yvonne sugiere que deben tomar este camino porque quiere EVITAR, encontrarse con Jacques Laruelle y en cambio, por una cruel trampa de los dioses, encuentran a Lauruelle subiendo por esta calle.

Aquí está la casa del Cónsul. Esta es la ficticia Quauhnáhuac, sin embargo, en la Cuernavaca real, el bungalow de Lowry estaba al otro extremo de la calle. ¿Por qué hizo este cambio? En parte porque quiere que M. Laruelle pase por ahí en su recorrido, para que observe la vela que ha estado encendida por un año y relacionar el jardín con el Edén, luego de la expulsión de Adán; pero también porque en Cuernavaca ésta era el área pudiente, la zona en la que los embajadores y diplomáticos tenían sus residencias. Lowry también exagera la pendiente de la calle, como pueden ver, no está ni tan empinada ni tan tortuosa. Pero Lowry en la novela quiere hacer un paralelo con la Vía Dolorosa, el camino al Gólgota, como parte de su intento por mitificar los sufrimientos del Cónsul. Entonces, en la ciudad ficticia, el camino está más inclinado. De la misma manera que en la primera página del libro se dice que el pueblo está construido en una colina, esto es porque en libros como Viaje del peregrino, de Bunyan, se dice que la verdad reside en ese tipo de lugares.

Aquí está el Zacuali de Jacques, la casa (hoy en día un hotel), en la que Lowry estuvo cuando regresó en 1946. Aquí tenemos dos fotografías que sugieren cómo ha cambiado y me imagino que les gustaría compararlas con el hotel actual. “Zacuali” es una palabra curiosa y Lowry la encontró en un libro de Louis Spence, obra en la se discuten los paralelismos entre los mitos del Viejo Mundo y los del Nuevo. Uno de esos mitos es el del diluvio, un mito de destrucción. El mundo de Laruelle también está justo en los albores de la destrucción, en 1939 el mundo está a punto de estallar en guerra y su hogar no será un buen refugio. Es aquí donde Laruelle e Yvonne cometen adulterio y en el capítulo VII, dentro de esta misma casa, Yvonne de pronto se aterroriza por imágenes de fetos que están siendo abortados, una pequeña línea de estatuas encadenadas. Esto es parte del Palacio de Cortés y las figuras ya no están ahí. Sugiero que la imaginación de Lowry las transportó del Palacio y las colocó dentro de la casa de Laruelle, como uno de los objetos que ha hurtado de México, pero que no podrá llevar a Francia.

Entonces movámonos ahora por la calle de Las Casas hacia el Zócalo, pero primero debemos detenernos en el Palacio de Cortés. Entre 1526 y 1529, justo después de la conquista, éste consolidó el dominio de los españoles sobre los nuevos territorios, como ustedes saben, el balcón del palacio está rodeado por murales de Diego Rivera, que describen la historia de Morelos desde antes de La Conquista, con escenas de explotación y brutalidad, hasta la liberación por parte de Zapata, en su caballo blanco (la foto que tomé de esto en 1982 no funcionó, por ello aprovecharé para tomar una nueva). La conquista funciona para Lowry como una metáfora de la codicia y la traición, y resulta fascinante leer Bajo el volcán teniendo en mente la importancia de esto. Tengo bastantes otras fotos que muestran aspectos de la Conquista, de aquí y de Tlaxcala, si tenemos más adelante oportunidad de verlas, pero aquí tienen algunas. En primer lugar, la pirámide de Cholula, la más grande de América, que funciona en el libro como otra conexión mística entre el Viejo Mundo y el Nuevo (como recordarán, el Cónsul está escribiendo un Gran Libro), y ese libro de la sabiduría secreta trata del misterio de la Atlántida como una clave para el entendimiento. Pero para Laruelle esta pirámide simboliza la traición. Recuerda haberla visitado con Geoffrey e Yvonne, presumiblemente después del encuentro con ésta, pero antes de que el Cónsul lo descubriera. Sin embargo en 1919 Cholula había sido escenario de una traición diferente cuando Cortés masacró 3,000 indios originarios de esa ciudad. La geografía, la historia de México y el día de hoy, son parte de un gran proceso de traición. Aquí tenemos otro emblema de lo mismo. En el capítulo 2, mientras el Cónsul e Yvonne van subiendo por esta colina que Laruelle acaba de descender, ven un anuncio que dice “¡Box!”, que invita a una pelea que habrá en el Jardín Xicotencatl. No hay ningún Jardín con ese nombre en Cuernavaca. En cambio, una plaza céntrica en la ciudad de Tlaxcala fue nombrada en honor del príncipe y guerrero Xicotencatl, cuya estatua domina la plaza. Él también fue traicionado y asesinado por Cortés. Una vez más el Jardín Xicoténcatl no puede ser localizado en este mapa, por la sencilla razón de que no forma parte del pueblo real, sino del ficticio.

El centro de la ciudad es el Zócalo. Aquí es donde Yvonne llega en la mañana, en el capítulo II, en el Bella Vista. Esta foto es bastante mala, pero pueden apreciar la diferencia entre entonces y ahora. Yvonne ve muchas cosas ahí que son importantes para la novela. Aquí está la pequeña dulcería llamada “Peegly Weegly”, un nombre que hace llorar a Yvonne. No tengo una foto de esta y me gustaría mucho conseguir una. Pero también ve algunas cosas que probablemente nunca estuvieron ahí, por ejemplo, la rueda de la fortuna, quizá el símbolo más importante en la novela de la máquina infernal. Sin embargo, cuando estuve aquí en 1982, esta enorme rueda estaba en un pequeño parque, a una distancia considerable del zócalo y no estoy seguro de que alguna vez haya estado en el centro de la ciudad. Yvonne también ve una estatua ecuestre, se dice que es la del turbulento Huerta. Ahora, Huerta, al igual que Díaz, es un político caído en desgracia y no creo que haya ninguna estatua de él en ninguna parte de México. Pero en la carretera que viene de la Ciudad de México, y seguramente ustedes la han visto al igual que yo en 1982, hay una espléndida estatua de Zapata. Me gustaría confirmar la fecha en que fue erigida, pero supongo que una vez más Lowry la ha trasladado hasta el centro de la ciudad, donde adquiere una gran fuerza simbólica porque el jinete Huerta es sustituido en la imaginación de Yvonne por el Cónsul, otro borracho que ha incumplido su responsabilidad y en su camino hacia la destrucción va arrollando todo, al igual que el caballo liberado por el Cónsul lo hará sobre Yvonne.

En la novela, Laruelle finalmente toma el camino hacia el Cine Morelos, el cual se dice que está directamente frente al Jardín Borda. Esto es curioso, en la Cuernavaca real, el cine Ocampo estaba en el Zócalo, pero sospecho que Lowry quería hacer un reconocimiento al Jardín Borda, ruinas que había trasladado hasta la Casa de Maximiliano. En la parte trasera del Jardín Borda encontré este signo. Es desde luego un remedio para la influenza, pero Lowry decidió que era un insecticida, no sé si el anuncio este aún ahí, pero quizá lo podamos investigar más adelante.

En el cine, como recordarán, Laruelle encuentra la carta del Cónsul escondida en el libro de obras isabelinas. Esto lo ayuda a evocar un tipo de geografía distinta, un Paraíso al norte que representa el escape de Inferno de México. Aquí tenemos algunas imágenes de esa visión. En primer lugar, las frías aguas de Vancouver, donde Lowry escribió la mayor parte de la novela, la casa que construiría ahí, el rompeolas y la lancha de pescar con su mástil como jirafa. Pero la expulsión de este paraíso nunca fue una posibilidad remota y al otro lado de la bahía había una refinería de SHELL. Las letras de S-H-E-L-L se podían observar en la noche, pero un día, dice la leyenda, la letra S se apagó y la oscuridad se vio invadida con una visión del infierno (H-E-L-L). Lowry, aun después de salir de México, continuó siendo perseguido por la idea de la condenación, cuyo monumento es esta novela.

Una última curiosidad. Cómo verán en el mapa, el camino que va hacia el norte desde el Zócalo es la Avenida Guerrero. En la novela se llama Avenida de la Revolución. No fue hasta que dejé Cuernavaca en 1982 que descubrí la razón de este cambio. No es el homenaje de Lowry a la independencia de México, sino otra instancia de un motivo importante. Laruelle comenzó su camino, al igual que esta charla, en el Casino de la Selva, luego caminó por el campo hasta la Casa de Maximiliano, cruzó la barranca, subió por la calle Nicaragua, pasando por su propia casa, y luego pasó el Palacio de Cortés y el Zócalo hasta llegar al cine. Más entrada la tarde, en el capítulo VIII, un autobús, tal vez el mismo que Laruelle ve en el primer capítulo un año después, parte de algún lugar cercano al zócalo, toma el camino hacia el norte, pasa por el antiguo mercado y la funeraria “Quo Vadis”, que como pueden ver, está en una calle diferente. Parece que Lowry no pudo resistir la tentación de cambiar el mapa para incluir el detalle. Y finalmente sigue el camino hacia el Casino de la Selva y, de esta manera, describiendo un enorme círculo, una revolución, o, para decirlo de otra manera, el paseo de Laruelle en 1939, un año después, completa el círculo comenzado en 1938 y lleva el libro a su conclusión. Al igual que a esta charla. Gracias.

Chris Ackerley, Universidad de Otago, Nueva Zelanda, 2002

Traducción de Alberto Rebollo

1 comentario:

Todo pasa por una razon dijo...

Muy hermoso es méxico, me han dado buenas recomendaciones alla.

Saludos,

Celosias